El proyecto emprendedor es uno mismo

Emprendedor es aquella persona capaz de descubrir y/o crear una oportunidad para sí mismo y su entorno.

Justamente me refiero a persona, y no a empresa. Son muchos los factores claves que parten de la #necesidad de esa persona que con #ingenio y #motivación pretende mejorar algo en su vida, en su comunidad. Y es acá donde interviene otro de los factores: la #empatía con el otro, los otros, no sólo para aprender sino también para compartir la oportunidad de ese cambio positivo.

Muchos confunden el término emprendedor, inmediatamente, con hacer dinero. Éste es sólo una consecuencia, importante en nuestro sistema, por supuesto, pero en la escala de valores del espíritu emprendedor, no es la primera de la lista ni la más importante.

Son innumerables los casos de emprendedores que arrancaron de la nada, sin otro capital más que sus modestos ahorros, pero con los ingredientes determinantes de los que escriben su propio libreto, en lugar de repetir el guión asignado: Necesidad, ingenio y motivación.

Por eso entiendo que el primer gran proyecto emprendedor es uno mismo y que implica también la tolerancia al fracaso y las disidencias (que incluso enriquecen nuestra visión del mundo, ponernos en los zapatos de los demás). Porque emprender empieza en uno, y culmina en nuestro entorno, transformándolo para bien, así como cada uno de nosotros, sin saberlo inclusive, hemos recibido revelaciones y oportunidades, y las aprovechamos (o no).

Pequeños detalles

Esto no pretende ser una guía, pero si una revelación personal de mi experiencia como emprendedor, que pretende mi bienestar, pero con el propósito del buen impacto en mi entorno.

Cierre del curso Formación Profesional de Academia BA Emprende

En los últimos tiempos he vuelto a ver a las personas ya no como nichos rentables, sino como potenciales “marcas” en el buen sentido de la palabra: promover con pequeños cambios un gran salto en su desarrollo.

En mi curso de Academia BA Emprende del Gobierno de la Ciudad (Enero – Febrero de 2017: Formación Profesional), me preguntaron cual era mi evaluación final del curso y que es lo que aprendí. Y eso fue lo que respondí: el primer gran proyecto es uno mismo. Después, vendrán los demás proyectos, consecuencia de haberme capacitado y abierto a ser buen empleado, profesional, líder y amigo… persona.

Porque de eso se trata… de la persona, y no de desvelarnos por ser etiquetados como emprendedores, sino comportarnos como tales.